HIMNO A NUESTRA SEÑORA DE LA VICTORIA

CORO
Salve, Salve, ¡oh Judit victoriosa!
Honra y prez de blasón de Trujillo
Que en los muros del viejo castillo
Resplandece cual iris de paz

Como flor que en vergel solitario,
Su corola dirige hacia el suelo,
Estuvisteis ¡oh Reina del Cielo!
Relegada a un oscuro lugar.
Mas tus hijos por fin recordaron,
El honor de tu gloria pasada,
Y en tu histórica y regia morada,
Te erigieron de nuevo un altar.

Desde niño al decrépito anciano
A tu imagen dirigen sus ojos,
Y a tus plantas se postran de hinojos,
Dominados por dulce emoción.
Ya tu pueblo con júbilo santo,
Te proclama por fin protectora:
Ya tu nombre repite, Señora,
En humilde y ferviente oración.

Ni el impío que necio blasfema,
Osará profanar tu memoria,
Que por Madre de Honor y Victoria,
Te acogió con amor la ciudad.
Y las preces y cultos fervientes,
Que os dedica con santa alegría,
Son en justo tributo, ! Oh María!,
De cariño a tu inmensa bondad.